Convierte los sonidos fuertes en algo menos aterrador para tu perro.

Estos tipos de temor pueden desarrollarse incluso si tu perro no ha tenido experiencias traumáticas asociadas al sonido. Además, muchos problemas de miedo pueden ser resueltos exitosamente, sólo si el comportamiento permanece sin tratar, el comportamiento de tu perro podría empeorar.

Problemas de ansiedad: Escapar de casa.

Entre los comportamientos más frecuentes por el miedo a los sonidos fuertes está el escapar de casa. Cuando tu perro se asusta mucho, es normal que intente reducir su miedo buscando un lugar más protegido. Cada vez que los sonidos son muy fuertes para su audición, su cerebro lo interpreta como algo cercano y su instinto le dice que se aleje del peligro. Si luego del escape logra llegar a un lugar donde el sonido es menos intenso, el escape habrá sido satisfactorio y su comportamiento reforzado.

Miedo por asociación.

Tu perro puede asociar un sonido particular con otros sonidos de su ambiente. Por eso puede reaccionar a distintas cosas con sonidos similares al que le asusta. Identificar la causa principal o la raíz del sonido al que temen es necesario para solucionar el problema de nuestras mascotas.

Crea un lugar seguro.

Dale un lugar a donde ir a refugiarse y así evitar que se escape, ten en cuenta que debe ser seguro desde su perspectiva no desde la tuya. Observa a donde va cuando se asusta. Si se esconde bajo la cama, un lugar cubierto puede ser la solución. Si lo que busca es un espacio abierto, una salida al jardín puede bastar.

 

También puedes construir un agujero de escondite, pequeño y oscuro donde se pueda refugiar y donde disminuya el sonido al mínimo posible. Usando un ventilador o una radio puedes lograr bloquear el sonido. También es recomendable alimentarlo en ese lugar, para que asocie buenas cosas sucediendo cuando está ahí. Debe poder ser posible que se desplace dentro y fuera de su refugio con libertad, mantenerlo atrapado en un lugar sólo traerá más problemas.

Elemento distracción.

Este método funciona cuando el perro está comenzando a ponerse ansioso. Aliéntalo a realizar una actividad que capture su atención y lo distraiga de comportarse temeroso. Empieza inmediatamente cuando tu perro se ponga alerta, si lo haces una vez que tiene miedo es posible que no consigas su atención. Puedes salir con tu mascota a un lugar protegido de escapes y jugar con una pelota, o practicar comandos que sepa fácilmente. Siempre felicítalo y recompénsalo cuando ejecute la acción.

Cosas que No debes hacer.

Alimentar su miedo, si lo acaricias y le das recompensas cuando se comporta de esa manera es posible que crea que su comportamiento temeroso es lo correcto. Medicarlo sin consultar a tu veterinario de confianza, la medicación que es segura para humanos puede ser fatal para nuestras mascotas. No encierres a tu perro. No lo castigues por estar asustado, esto sólo aumentará su miedo. Forzarlo a estar cerca al sonido que lo asusta, esto puede inducir a la agresión.

Cuando nada da resultado.

Consulta un especialista en comportamiento animal y a tu veterinario. Si intentas algún método de reprogramación de comportamiento asegúrate que el experto realice la metodología correcta, de otro caso puede ser perjudicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.